La persona perfecta para bombearte

Olvida el rugido de la multitud en la milla 10 o tus oponentes que hablan basura: eres tu mejor motivador, encuentra una nueva investigación de la Universidad de Birmingham.

En el estudio, los atletas que dijeron que estaban motivados internamente para completar un desafío de acondicionamiento físico pudieron terminar más etapas de la prueba cada vez más difícil que aquellos que decían estar motivados por la presión externa o la culpa.

Si bien las fuerzas externas pueden ayudarte a tener un buen desempeño inicialmente, es más probable que te rindas cuando las cosas se ponen más difíciles, dicen los investigadores. Pero las personas que disfrutan el objetivo y lo encuentran para alinearse con sus valores internos tienen más probabilidades de seguir intentándolo, incluso a medida que la tarea se vuelve más difícil.

Esa perseverancia puede venir con un inconveniente. En el estudio, a los atletas que se motivaron a sí mismos les fue más difícil seguir adelante y reconocer cuándo un objetivo se volvió inalcanzable, dice el autor principal del estudio, Nikos Ntoumanis, Ph.D.

Entonces, ¿cuál es el punto dulce? Ntoumanis dice que los atletas más exitosos son aquellos que pueden marcar cuando sus objetivos inmediatos son inalcanzables y pasar rápidamente a otra marca más realista que se ajuste a su plan a largo plazo. Su consejo: en lugar de avanzar ciegamente hacia adelante, use un diario simple para hacer un seguimiento de su progreso y repáselo con frecuencia. Verá qué tan lejos ha llegado (o cuándo se quedó estancado) y podrá decidir si es el momento de saltar hacia una nueva meta.

Si te gustó esta historia, te encantarán estos:

  • La mejor meta para perder peso
  • Prueba este truco de motivación de 7 segundos
  • 7 pasos para lograr cualquier meta