Aftershock arterial

Algunas condiciones no saben cuándo rendirse. Un buen ejemplo: un nuevo ataque cardíaco puede matarte mucho después de haber dejado el hospital, según una nueva investigación de la Clínica Mayo. Los científicos revisaron los registros médicos de 2,000 sobrevivientes de ataques cardíacos durante un período de 6 años y observaron que en el mes posterior a su primer infarto, los pacientes tenían 44 veces más probabilidades de sufrir un derrame cerebral. Peor aún, su riesgo se mantuvo alto por hasta 3 años.

¿La razón? Durante un ataque cardíaco, los fragmentos de placa se desprenden de las paredes arteriales y entran en el torrente sanguíneo. Cuando esa placa se acumula en una arteria cerebral, puede ocurrir un derrame cerebral. "Tomar aspirina junto con medicamentos que reducen el riesgo de coágulos podría reducir el riesgo de accidente cerebrovascular al tratar un ataque cardíaco", dice la autora principal, Veronique Roger, M.D.