Ver claramente, ahora

EL PROBLEMA: Ojos secos y rojos.

LA CAUSA: La película de lágrimas que cubre el ojo se seca a medida que envejecemos, miramos una computadora o subimos a grandes alturas.

LA SOLUCIÓN: Use lágrimas artificiales, no removedores de ojos rojos. "Cuando el medicamento desaparece, los ojos se vuelven más rojos que antes", dice Kent Daum, O.D., profesor asociado de optometría en la Universidad de Alabama en Birmingham.

"No hace nada más que engancharte a la droga". Prueba la fórmula Natural Tears de Murine en su lugar.

EL PROBLEMA: Vista de mala calidad.

LA CAUSA: El estrés o la fatiga pueden alterar la forma en que los músculos de los ojos enfocan las lentes.

LA SOLUCIÓN: Ejercicio para mantener la salud ocular. Cambie el enfoque entre la punta de su dedo y algo a través de la habitación de cinco a diez veces. "Esto ayuda a mantener la flexibilidad de los tejidos musculares que rodean sus lentes y controla su rango de enfoque", dice Leonard J. Press, O.D., un médico optométrico en Fair Lawn, Nueva Jersey.

Otro ejercicio: mire un punto en línea recta y, sin mover los ojos, tenga en cuenta la mayor cantidad de información periférica posible. "Esto maximiza la información visual que su cerebro puede captar", dice el Dr. Press.

EL PROBLEMA: reflejos lentos

LA CAUSA: Tu cerebro no tu ojo puede estar aflojando.

LA SOLUCIÓN: Escribe números de pulgadas de alto en pelotas de tenis. Pídale a un amigo que los lance a diferentes velocidades y distancias mientras trata de leer los números rápidamente. "Esto entrena al cerebro para trabajar con el aspecto sensorial de la visión", dice el Dr. Daum. "Es como enseñar los dedos a tocar el piano".

EL PROBLEMA: doble vision

LA CAUSA: ¿Gofres de cerveza, pero sin el perro? Los ojos cansados ​​pueden apuntar en direcciones ligeramente diferentes y crear una imagen borrosa o doble.

LA SOLUCIÓN: Flexiones de lápiz. Sostenga un lápiz verticalmente frente a usted y concéntrese en la escritura del lado. Concéntrate en mantener las palabras enfocadas a medida que acercas lentamente el lápiz a tus ojos. Dice el Dr. Daum que este ejercicio se usa con pacientes miopes para mantener el ojo apuntando correctamente. Haz 10 repeticiones una vez al día durante 2 a 3 semanas.

EL PROBLEMA: Una pocilga en tu ojo.

LA CAUSA: Los párpados tienen glándulas diminutas que secretan líquido humectante. Si se obstruye, una glándula crea una acumulación dolorosa y, finalmente, una pocilga. "La higiene de la tapa es importante. Si alguien se emborracha mucho, es muy útil mantener los párpados limpios", dice Marc Weinstein, O.D., un optometrista en la ciudad de Nueva York.

LA SOLUCIÓN: Limpie con cuidado utilizando un paño tibio y un champú para bebés. Esto afloja los residuos alrededor del ojo y las glándulas cerca de las pestañas para evitar que las glándulas retrocedan.

EL PROBLEMA: Un ojo rasguñado.

LA CAUSA: Un imitador de Wolverine te estaba protegiendo.

LA SOLUCIÓN: "Cuando dañas la córnea, las bacterias en tu párpado se vuelven contra ti", dice el Dr. Weinstein. Espera de 10 a 15 minutos con los ojos cerrados. "El ojo es resistente", dice. Si el dolor, enrojecimiento o visión borrosa no cede, esto podría indicar un daño grave, y una visita al médico.