Tu rastreador de ejercicios pronto sabrá cuándo estás enfermo

obturador

¿Qué pasaría si su monitor de ejercicios supiera cuándo se estaba enfermando, mucho antes de que empezara a sentirse mal? Ese escenario de ciencia ficción podría llegar antes de lo que piensas.

Una nueva investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford encontró que los rastreadores de aptitud física podrían usarse para detectar enfermedades. Dado que los biosensores en muchos de estos ya monitorean la frecuencia cardíaca, la actividad, la temperatura de la piel y otras variables, se podrían ajustar para identificar desviaciones de su norma. Y esas anomalías pueden apuntar a problemas de salud como infección, inflamación y resistencia a la insulina.

En total, el equipo recolectó alrededor de 2 mil millones de mediciones de 60 personas, incluidos datos de los sensores portátiles, como peso, ritmo cardíaco, niveles de oxígeno en la sangre, hábitos de sueño, actividad física y gasto de calorías, así como de pruebas de laboratorio.

Aún se necesita hacer más investigación para determinar cómo sintetizar estos conjuntos de datos masivos en información que sea significativa para los individuos. Pero, están haciendo progresos.

Por ejemplo, varios participantes en el estudio tuvieron lecturas más altas de lo normal para la temperatura de la piel y la frecuencia cardíaca, y sus pruebas de laboratorio mostraron que muchos de ellos tenían niveles elevados de marcadores inflamatorios en la sangre.

La combinación de esos tres factores indicó que los participantes pueden tener un mayor riesgo de tener una infección, una enfermedad autoinmune o desarrollar una enfermedad cardíaca o cáncer, dicen los científicos.

Además, los investigadores también crearon un algoritmo que toma en cuenta la diferencia entre la frecuencia cardíaca diurna de los participantes y la frecuencia cardíaca nocturna, así como su conteo de pasos diarios. A partir de esto, pudieron predecir qué participantes eran resistentes a la insulina, una condición que puede llevar a prediabetes o diabetes.

La ciencia aún es preliminar, pero los investigadores creen que los sensores portátiles pueden algún día jugar un papel en la atención médica preventiva al detectar enfermedades y afecciones en una etapa temprana.