Besos sin sexo

¿Con qué frecuencia besas a tu esposa o novia sin un motivo ulterior, a saber, el sexo? Una nueva encuesta muestra que las parejas que no se besan con frecuencia en situaciones no sexuales tienen ocho veces más probabilidades de sentirse estresadas o deprimidas en comparación con los que se besan frecuentemente.

La encuesta de 3,300 personas para el Centro Berman encontró una fuerte correlación entre la relación de intimidad y la frecuencia de besos y abrazos no sexuales.

Lo que lleva a una propuesta zen: empujar menos, obtener más. "Si comienzas a besarte y a abrazarte sin esperar sexo, ella lo querrá aún más, porque se sentirá más cerca de ti y eso es lo que la excita", dice la terapeuta Laura Berman, Ph.D.

El acurrucarse, dice Berman, puede desencadenar la liberación de oxitocina, "el químico del apego", que conduce a una sensación de cercanía. Y sabemos a qué nos lleva eso.