La solución caliente para el dolor: terapia de calor

Thinkstock

La terapia de calor se ha utilizado durante siglos para combatir el dolor de espalda, el dolor muscular, el dolor de articulaciones y más. El calor puede ser una excelente manera de controlar el dolor y comenzar el proceso de curación. Su efectividad radica en su capacidad de penetrar profundamente en el músculo justo donde duele, relajar, calmar y desbloquear los músculos tensos.

3 maneras en que el calor cura:

• Estimula los receptores térmicos sensoriales en las terminaciones nerviosas de la piel, que impiden que los transmisores de dolor de su cuerpo envíen señales de dolor a su cerebro.
• Aumenta el suministro de sangre y estimula la eliminación de productos de desecho para relajar el dolor y la rigidez.
• Después de un campamento de entrenamiento intenso o una clase de spinning, aplicar calor puede reducir el dolor y aliviar los dolores y molestias.

Los estudios clínicos muestran que el uso de la terapia de calor continua de bajo nivel, como la que se encuentra en ThermaCare® HeatWraps, puede ser una forma efectiva de controlar el dolor. La tecnología de celda de calor patentada en ThermaCare®, combina hierro, oxígeno, agua y sal en envolturas térmicas de un solo uso para permitir que el calor real penetre profundamente en el tejido, aumentando el flujo de sangre a la fuente del dolor para acelerar la curación y aliviar el dolor.

Nadie debe ser marginado por el dolor. Con una perspectiva positiva y una dosis de calor, usted está bien encaminado hacia una recuperación rápida. Visite ThermaCare.com para descubrir más formas de controlar sus dolores y dolores musculares.